1. Pon a calentar un sartén a fuego medio y cuando esté con buena temperatura agrega los cereales Grana para calentarlos.
  2. Por mientras tomas tu manzana bien lavada y la cortas en rodajas gruesas, deben salir tres a cuatro según el tamaño de la fruta.
  3. Cuando tienes la fruta lista es el momento de apagar el sartén y añadir sobre los cereales Grana una cucharada de té de tu miel preferida, que se va a derretir formando una granola a medida que lo mezcles.
  4. Mientras la granola se entibia y se hace crocante, cubre las rodajas de fruta con la mantequilla de almendras o maní. Fíjate que la mantequilla tenga la menor cantidad de ingredientes extra, incluso la puedes hacer en tu propia casa si tienes una buena procesadora, sin nada más que esas nueces tostadas para activar sus aceites.
  5. Corona las rodajas de fruta con tu granola de Grana recién hecha, tu café o té matutino caliente y a disfrutar.

Suscribete a nuestro Newsletter

Suscríbete para recibir recetas y tips sobre alimentación saludable periódicamente

Ya estás suscrito a nuestro newsletter!